Today is gonna be the day...

Sí, hoy será EL día. Sé que todos los días al levantarme lo digo, pero HOY es distinto, HOY SÍ lo será. Cuando llegue la Luna y deba ir a dormir, me recostaré en la cama y por un momento reflexionaré sobre EL día que se ha ido. ¿Y en qué se irá? ¿Por qué será distinto? ¿Qué lo hará especial? Son preguntas cortas esperando respuestas infinitas. Será EL día porque lo viviré. No me quedaré sentada esperando que un príncipe azul llegue en su corcel blanco a pedirme matrimonio y a salvarme de mi trágica vida. Tampoco quiero envejecer esperando a un hada madrina dispuesta a concederme mis caprichos. Lo único que quiero es vivir. Tal vez no mucho, tal vez demasiado. Quizá no como se deba, quizá no como quiera. Simplemente vivir.

Después de esto el día siguiente será distinto, no podré verlo de igual manera. Ya no me entretendrán las mismas cosas que antes. El blanco no será tan puro ni el negro tan perverso; amarillo y azul no crearán verde. Lo eterno se volverá efímero y lo inexistente será tangible. Probablemente la gente diga que cambié, que no soy la misma de AYER. Seguramente será cierto, porque después de vivir realmente ¿quién sigue siendo igual?

2 Comentarios.:

Pluma Roja dijo...

Cierto, hay que vivir y no olvidarse de fijarse metas, cada meta alcanzada
cada satisfacción de vida.

Me gustó mucho tu texto,

Saludos cordiales,

Aída

ஐмαяєιηα™♪ dijo...

Que bueno que subes, me gusto tu escrito, eso debería ser primordial, el preocuparnos mas por vivir que por estar esperando al principe azul o el decir quiero esto y asi, es mejor disfrutar de la vida con lo que tenemos ya sea poco o mucho.

Saludos